domingo, 13 de febrero de 2011

Tacto

Los sentidos somatosensoriales, somáticos o somestésicos constituyen los mecanismos nerviosos que recogen información de lo que sucede en la superficie del cuerpo y en su interior. Los sentidos somáticos se dividen en cuatro: el tacto, la temperatura, la nociocepción y la cinestecia o propiocepción. Y se subdividen en formas de sensaciones táctiles: tacto epicrítico o protopático.
  • Por medio del tacto podemos conocer y comprender el tamaño, forma y textura de los objetos y del movimiento sobre la piel.
  • Cuando hablamos de la información de la posición y movimiento de las articulaciones y cuerpo, es cuestión de propiocepción. Es posible ser concientes de esta información por los receptores de músculos esqueléticos y tendones del cuerpo. Gracias a esto podemos tener movimientos voluntarios.
  • Es posible notar es picor o dolor, que son daños sobre el tejido, de esto es responsable la nociocepción; la temperatura: de frío o caliente.
Por los sentidos somáticos podemos identificar la textura y forma de los objetos, controlar las fuerzas externas que actúan sobre nuestro  cuerpo, y detectar situaciones nocivas.



La piel es una estructura compleja y fundamental para la supervivencia del ser humano que está formada por: dermis, epidermis e hipo dermis.


Los receptores del sistema somestésico se dividen en tres grupos: mecanorreceptores, nocioceptores y termorreceptores; también es posible clasificarlos en libres y encapsulados
-Libres: se trata de terminaciones nerviosas libres que transmiten información de dolor y temperatura.
-Encapsulados: las terminaciones nerviosas están asociadas a células transductoras especializadas, mostrando cierto grado de encapsulación. Las sensaciones del tacto se relacionan con mecanorreceptores encapsulados. El grado de encapsulación de los receptores determina la naturaleza de los estímulos a los que responden. Según su grado de adaptación, los receptores somatosensoriales, pueden ser de adaptación rápida o lenta.

Este video lo explica mejor:
MECANORRECEPTORES
Los mecanorreceptores proporcionan al SNC, información del tacto, vibración, tensión y presión de la piel. Se caracterizan por presentar órganos especializados (del tipo no neuronal)  en torno al final del terminal nervioso, y por ese motivo, se les llama mecanorreceptores encapsulados.
Es posible distinguir dos tipos de piel: la piel glabra (sin vello) y la piel pilosa (con vello). La piel glabra tiene mucha sensibilidad y gran capacidad de discriminación a causa de una densidad de inervación mayor que la piel con pelo. Asimismo, se encuentra en la piel, en la palma de la mano, la planta de los pies y los labios.
La piel glabra presenta cuatro tipos principales de mecanorreceptores: corpúsculos de Meissner, discos de Merkel, corpúsculos de Pacini y de Rufinni en capas más profundas del tejido subcutáneo.


Receptores superficiales (corpúsculos de Meissner y Merkel)
*Similitudes
-Se encuentra en las capas superfiaciales de la piel, en las papilas dérmicas (zonas de la dermis, que proyectan en la epidermis). Esto hace posible la sensibilidad a la más ligera deformación de la piel.
-Disponen de campos pequeños (de 2-4 cm) lo que permite una discriminación espacial fina, debido a esto podemos hacer discriminaciones muy específicas de la superficie.
*Diferencias
Los Corpúsculos de Pacini son receptores de adaptación rápida. Son sensibles para señalar los cambios rápidos de presión (características dinámicas). Cuando se aplica una presión sobre la piel, responde de una manera intensa durante algunos segundos, pero la respuesta desaparece con rapidez, aunque se mantenga presión.
Los Corpúsculos de Rufinni son receptores de adaptación lenta, así que son útiles para señalar estados continuos de deformación de la piel. Es probable que respondan fundamentalmente a los estímulos de generación interna (relacionados con la propiocepción).  
La piel pilosa, cubre la mayor parte de la superficie corporal presentando mecanorreceptores. El principal mecanorreceptor de adaptación rápida de la piel pilosa, el receptor del folículo piloso que responde al desplazamiento del pelo. Si desplazamos con un lápiz un solo pelo del brazo, percibiremos una sensación como  si tuviéramos un mosquito. Estos receptores de adaptan con facilidad, y detectan prioritariamente el contacto inicial y el movimiento de los objetos sobre la superficie de la piel.

La zonas más sensibles al tacto son la punta de los dedos y de la lengua. Esto significa que las zonas tienen una mayor densidad de receptores, unos campos receptores más pequeños y una mayor densidad de inervación; es decir, un mayor número de neuronas en el sistema nervioso central dedicadas a la información sensorial dedicadas a tales zonas.




¿Cómo se convierte la energía del estímulo en señales eléctricas (transducción)?
Los mecanorreceptores realizan el proceso de transducción; es decir, la transformación de la energía mecánica en señales eléctricas (potenciales receptores).
Estos últimos son potenciales locales que deben desencadenar potenciales de acción para poder llegar hasta el SNC. LA información que captan los diferentes mecanorreceptores llega a las neuronas de los ganglios de la raíz dorsal de la médula  espinal. Estas últimas son del tipo pseudounipolar divididas en dos ramificaciones:
-Una que proyecta hasta la periferia, especializada en llevar a cabo proceso de transducción sensorial.
-El terminal de la ramificación periférica constituye, la única parte sensible a la energía del estimulo y genera potenciales locales. Cuando la amplitud llega a un umbral de descarga, se generan potenciales de acción. El resto de la ramificación periférica y la central constituyen la fibra aferente primaria y transmite la información al SNC.
 El siguiente es el proceso de transducción:
-Los estímulos aplicados sobre la piel deformada y modifican las terminaciones nerviosas, afectando a la permeabilidad iónica de la membrana de las mismas.
-Los cambios en la permeabilidad generan una corriente de despolarización en la terminación nerviosa, creando un potencial de receptor (o generador) que desencadena potenciales de acción.
Para lograr transformar la energía mecánica en potenciales de acción, la membrana del terminal  axónico dispones de canales iónicos sensibles a la deformación mecánica. Casi siempre estos estímulos se encuentran cerrados, se abren cuando la membrana es deformada por la estimulación mecánica al estar unidos al citoesqueleto de la célula. La apertura de estos canales K+ y  Na+ provoca la despolarización del terminal. Si esta despolarización producida en el primer nodo de Ranvier es suficiente para llegar  al umbral, aparece un potencial de acción que propagará a lo largo del axón de la fibra sensorial aferente primaria.

TERMORRECEPTORES
Las cualidades termales de los objetos sólo son somatosensoriales. Podemos distinguir diferentes sensaciones térmicas, desde el frío hasta el calor. Las sensaciones térmicas resultan de las diferencias entre la temperatura externa del aire o los objetos que entran en contacto con el cuerpo, y la temperatura normal de la piel, 34 oC. Los receptores térmicos son principalmente de terminaciones nerviosas libres.
Los receptores térmicos regulan su tasa de respuesta dependiendo de la temperatura. Cada tipo de receptor térmico se activa al máximo a determinadas temperaturas: los receptores del frío preferentemente a 25 oC y los de calor a los 45oC. Temperaturas por encima o por debajo de estas, evocan progresivamente respuestas más débiles, Así pues, el código para la temperatura de la piel está relacionado con la compara ción dela actividad relativa de las diferentes poblaciones de los receptores térmicos.
Los aumentos de temperatura disminuyen la sensibilidad de los receptores para el calor, y aumentan la de los receptores para el frío (y a la inversa). Así si, aumenta la temperatura de una región determinada, la sensación inicial de calor será reemplazada por una neutra. Si después disminuimos la temperatura hasta el valor inicial, sentiremos frío.
Este experimento explica las sensaciones de temperatura en la piel:

NOCIORRECEPTORES:
Las terminaciones nerviosas libres de las células nerviosas que inician la sensación de dolor se denominan nocioceptores. Los nocioceptores son básicamente terminaciones nerviosas libres. Se dividen en tres tipos:
  1. Nocioceptores mecanosensibles: responden a estímulos mecánicos peligrosamente intensos.
  2. Nocioceptores mecanotérmicos: responden a estímulos térmicos.
  3. Nocioceptores polimodales: Responden a estímulos, mecánicos, químicos y térmicos. Son más sensibles a los efectos destructivos de los estímulos que a sus características físicas.
El siguiente video es muy interesante pues explica el fenómeno de la somatización del dolor emocional
en la depresión, ¿sabías que el 80% de los pacientes con depresión sienten dolor físico?


Fuente: Rosenzweig, M; Breedlovle, S; Watson, N. (2005) Psicobiologia una introducción a la neurociencia conductual, congnitiva y clínica. España: Ed. Ariel

No hay comentarios:

Publicar un comentario